miércoles, 29 de octubre de 2014

Museo del Romanticismo de Madrid

Cuando hablamos de Historia, siempre nos centramos en los grandes acontecimientos, como es natural. Pero la vida privada de cada época es, sin duda, igual de interesante y nos ayuda a conocer mejor a los grandes personajes que construyeron nuestro pasado; sin embargo, no solemos prestarle demasiada atención.

En su web, en el apartado dedicado a la Pieza del Mes, el Museo del Romanticismo comparte con sus visitantes una creciente documentación, en formato PDF, a través de la cual nos adentra a menudo en la privacidad de esta etapa que abarcó buena parte del siglo XIX. Y es que, aunque a España el Romanticismo llegó en los tardíos años de 1830, su nacimiento se sitúa en la Alemania de 1760.

Las piezas del propio museo, desde el mobiliario a las vajillas pasando por la multitud de retratos expuestos en sus salones, se convierten así en la excusa perfecta para conocer las costumbres de la época: los bailes con sus etiquetas y rituales, la vestimenta, la joyería...





 Puedes saber algo más del Museo del Romanticismo a través de su Web, Facebook y Twitter.

miércoles, 24 de julio de 2013

miércoles, 17 de julio de 2013

miércoles, 10 de julio de 2013

miércoles, 26 de junio de 2013

miércoles, 19 de junio de 2013

sábado, 29 de septiembre de 2012

Pintura de pizarra de cualquier color


La pintura de pizarra nos permite convertir cualquier superficie en un encerado. Sin embargo, tiene un inconveniente: su gama de colores ses muy limitada. Hace unos días encontré este pequeño tutorial que permite crear nuestra propia pintura de pizarra con el tono que deseemos. Lo comparto, a falta de probarlo en mi propia casa.

Ingredientes:

- Pintura látex de acabado liso en cualquier tono.
- Lechada del azulejo sin arena.
- Rodillo o pincel de esponja.

Elaboración:

Esta técnica se debe trabajar en áreas pequeñas, del tamaño del panel de la puerta. Supongo que es para facilitar la mezcla de la pintura, que debemos ligar con lechada de azulejo.

Verter 1 vaso de pintura en un recipiente, añadir 2 cucharadas de lechada del azulejo y mezclar con un agitador de pintura hasta romper todos los grumos.

Aplicar pintura con un rodillo o un pincel esponja a una superficie imprimada o pintada. Trabajar en pequeñas secciones, repasando el mismo lugar varias veces para asegurarse una cobertura completa. Dejar secar.

Para acondicionar, lijar la superficie con papel de lija de grano suave y limpiar el polvo. Frote el lado de un pedazo de tiza sobre toda la superficie. Limpiar los residuos con una esponja apenas húmeda.


domingo, 16 de septiembre de 2012

Transferencia sobre madera



Ingredientes.

- trozos de madera recuperada.
- tachuelas de tapicería o clavos pequeños y martillo, si deseas avejentar la madera.
- pintura acrílica clara y 1 pincel grande, para dar color de fondo.
- pintura acrílica negra y un pincel pequeño, si se quiere repasar las letras para darles más fuerza.
- impresora de chorro de tinta.
- algún objeto de punta roma, como un bolígrafo.
- bramante, para colgar las tablas.

Elaboración.

En este caso, la autora golpeó las piezas de madera con tachuelas de tapicería y clavos, con los que perforó las esquinas, y la golpeó con el martillo para darle un aspecto aún más envejecido. Esto, obviamente, es cuestión de gustos, pudiendo ir al siguiente paso directamente si preferimos un resultado menos rústico.

El siguiente paso es dar color a la pieza, decantándonos por un color claro. Sarah, la autora de esta entrada, recomienda usar pintura sin brillo y desaconseja la pintura en spray, ya que la tinta no se fija bien en este tipo de superficie. Por el contrario, recomienda la pintura acrílica para manualidades, que se puede sustituir por pintura con látex; yo he usado la pintura con látex para pintar madera y me encanta el resultado y el aspecto "decapé" que ofrece.

Para dar el color de fondo usaremos el pincel grande, eliminando cualquier exceso de pintura en el borde de la lata antes de aplicarla. Aplicamos la pintura con el pincel casi seco y centrando el trabajo en la parte central de la pieza de madera, obviando los bordes. Una vez acabado este paso, dejar secar.

En nuestro ordenador elegimos el diseño que queremos transferir, girándolo de forma que la imagen y las letras queden invertidas e imprimimos el diseño resultante. Un programa de diseño gráfico te facilitará este trabajo.

Seca ya la pintura, aplicamos nuestro diseño con la cara impresa sobre la madera y la adherimos a ella con ayuda de un pincel humedecido con agua. Es importante no excederse con el agua del pincel, para no romperlo en un brochazo. Hay que usar el agua justa para humedecer el papel, ayudando que la tinta se vaya liberando sobre la madera. Hecho esto, tomaremos un objeto de punta roma y puliremos con él las letras del diseño una a una, tanto en horizontal como en vertical.

Si al desprender el papel, el resultado nos parece demasiado transparente, se puede reforzar repasando las letras con pintura negra, muy diluida, para que no pierda el aspecto envejecido.

Para acabar con el trabajo y resaltar el aspecto envejecido, rebajamos algo de pintura a lo largo de los bordes y a las transferencia con ayuda de una lija. Por último, poner un par de clavos o de grapas en el dorso de la madera para atar nuestro cordón y colgar nuestros nuevo objeto decorativo en la pared.

jueves, 26 de abril de 2012

CraftsMagazine, mi Paper.li de manualidades

CraftsMagazine es mi particular revista de labores y manualidades. Abalorios, modelado, cartonaje, restauraciones, reciclado, punto, ganchillo y muchos otros trabajos creativos a un sólo clic de distancia. Espero que os guste esta iniciativa, realizada usando Paper.li.